sábado, 1 de mayo de 2010

EL HILO DE LA ESTRELLA



El hilo de la estrella. Escritora Argentina. Cuentos de hadas.

En el país de las hadas, existe una leyenda que dice que de cada estrella cuelga un hilo plateado y brillante, fino y suave.
Cada hada -dice también la leyenda- tiene su propia estrella y debe encontrar el hilo que la une a ella para no perder su destino en la vida.
Parece ser que ese fino cordón de plata une a la persona con el propósito para el cual ha nacido y que, de no encontrarlo, su vida se tornará vacía e inútil.
En ese país, mágico por dónde se lo mire, la fantasía se mezcla con la realidad y la leyenda con los hechos.


Dicen también que es cosa de todos los días ver a las hadas remontando una estrella cual si fuese una cometa y exhibiendo orgullosas el hilo de plata. Para ellas ese pequeño acto cotidiano significa que han encontrado su propósito en la vida, el por qué y para qué de su existencia.
En otras ocasiones, puede verse a un hada quien, llorando, mira hacia el cielo sin encontrar ni su estrella, ni el hilo que la une a su destino.
Parece ser que, cuanto más grande son las hadas en edad, más fuerte se va haciendo el hilo de plata. Como si por cada año que pasase, fuese más y más importante cumplir con el destino para el que se ha nacido.
Luz era un hada distinta. Jamás se había preocupado por buscar su estrella y por ende, el hilo que la unía a ella. Vagaba por la vida sin realmente saber para qué había sido creada, es más no le importaba tampoco. Prefería pensar que las hadas no tenían una misión especial y única cada una. De esa manera, la vida resultaba más cómoda pues no había metas para alcanzar, ni por las cuales luchar.

Luz no perseguía ningún hilo, pero sabido es que no se puede escapar del destino.
Cierto día, mientras Luz descansaba bajo la sombra de un árbol, su cordón plateado y titilante se presentó ante ella. Flotaba sin estar atado a nada. Como jamás había sido tomado por las manos de Luz, el viento impiadoso había jugado con él de tal modo, que lo había convertido en un gran nudo, aún plateado y brillante, pero nudo al fin.
El cordón, ahora convertido en nudo. se acercó a la sorprendida hada y le dijo:
– Jamás me has buscado. Te he seguido desde que naciste, tratando de indicarte el camino y nunca me has prestado atención. Mira lo que haz hecho de mi.
Luz quedó perpleja.
– Tómame, te doy una nueva oportunidad – Dijo el hilo meciéndose de un lado hacia el otro- Si no te aferras a mí, jamás encontrarás tu estrella y tu destino será incierto. Desátame y no sólo yo me sentiré mejor, sino que tu, habrás encontrado tu camino.
Luz no se movió, ni articuló palabra. Escuchó a su cordón, pero la indiferencia pudo más.
Decepcionado, el hilo se elevó hasta perderse en el cielo.
Luz no sabía que ése, había sido sólo el primero de muchos encuentros.
Cansado ya de la indiferencia del hada, el hilo plateado consultó a su estrella sobre la actitud a tomar.
– Síguela – Dijo la estrella- De ti depende que no extravíe el camino. Ella ha sido creada con muchos dones y una misión que cumplir, como todos. Tenle paciencia, no todos están dispuestos a averiguar qué es lo que tienen que hacer en este mundo.
Obediente el hilo volvió a bajar a la tierra.


Sin ánimo alguno de disimular su presencia, se convirtió en la sombra del hada.
A pesar de ello, Luz estaba decidida a no comprometerse con nada y menos aún a averiguar para qué estaba aquí en la tierra, por lo que hacía caso omiso de la compañía.
A cada paso que el hada daba, podía escucharse:
- Desátame, desátame, sólo tu puedes hacerlo.
El nudo plateado se interponía de una u otra manera en el camino del hada. Estaba dispuesto a ser escuchado esta vez y por sobre todas las cosas, desatado.
Luz tropezaba a cada momento con el cordón o se chocaba la cabeza contra el mismo. En la tierra y en el cielo, de día o de noche, con lluvia o sol, el nudo se había convertido en un verdadero estorbo.
Cansada ya de la persecución, el hada se escondió en una cueva, creyendo que así se libraría de su persistente hilo.
En medio de la oscuridad, apareció el nudo, brillante como siempre, desafiante como nunca.
- Esta visto que has ganado – Dijo el hada con tono resignado.
Lentamente, como abriendo un paquete cuyo contenido se desconoce y se teme, fue desatando el nudo.

Para su sorpresa, no bien el hilo se encontró libre brilló aún con más intensidad y Luz pudo ver su destino desplegado como un mapa dentro de su corazón.
Vio con mayor claridad sus dones y cómo podía aprovecharlos. Por primera vez supo qué hacer de su vida. ¿Cuál era el destino que Luz tenía marcado y ahora veía con claridad? ¿Importa tal vez?
Como primera decisión, tomó el hilo -ahora relajado- en sus manos con mucha fuerza.
El cordón feliz se disparó hacia la estrella de Luz y allí quedaron los tres unidos por primera vez y para siempre.

Luz supo que ya era hora de hacerse cargo de su vida y hacer algo con ella.
Dicen que ahora, hay un hada más remontando una estrella cual si fuese un cometa.
Dicen también que la remonta feliz y orgullosa pues pudo darse cuenta que nadie, ni siquiera un hada, puede escapar al destino.
Fin

5 comentarios:

María Jesús Verdú dijo...

Mi querídisa Campanita de Barzaires:

Me escapo a tu paraíso de hadas y de fantasía, ese mundo mágico que tanto me seduce y que me tiene hechizada. Me encantó el post y la historia del hilo de plata que pende de cada estrella en unión a quien pertenece. Adoro todos tus blogs pero este especialmente pues destiñe ilusión y sueños y eso es algo que le hace falta a nuestras realidades pues las embellece y las enaltece con la luz de la magia y de la sensibilidad. Así eres tú, para mí, Campanita, una luz que siempre preside la bóveda celesta y que con su halo alienta mi existencia. En el mundo hacen falta más personas como tú, Campanita, bellas de alma y honestas de corazón. Un rayo de luz quiso que nos encontráramos y ojalá igual que las hadas de tu post, también encontremos el hilo de plata de nuestra estrella pues vivir y reconocer el propósito en la vida es algo gratificante sobre todo si se trata de un propósito espiritual. Besos

Campanita de BarZaires dijo...

Mi querida Maria Jesús, que ilusión me hace siempre tus comentarios, y tus palabras que considero que son más que un regalo, como el de tu amistad, a veces no es necesario conocer a la gente en persona como ocurre aqui en internet, para saber que ese mismo hilo de la estrellita está ahi muy cerca entre tu y yo.
Gracias hadita quellenas con tus palabras este blog sin el cual no sería posible. Un beso muy grande de todo corazón.

Isora dijo...

Campanita, acabo de conocer tu blog al leer tu comentario en la Cueva de Susana, me encató "El vuelo de las Hadas", volveré a leer más tranquilamente.

Saludos.

Isora dijo...

Precioso cuento el de esta Hada que no quería saber nada de su hilo de plata y sobre todo de su destino, de ese destino que está escrito en las estrellas.
Cuando las hadas descubren qué han venido a hacer a la Tierra tiene que ser algo muy gratificante, lo mismo pasa con los humanos, a veces andamos perdidos de acá para allá, como la hada de tu cuento, hasta que un día, gracias a algo similar a ese hilo de plata, encontramos el camino correcto, ese que nos llevará a no perder más el rumbo de nuestro destino en esta vida.

Un beso.

Campanita de BarZaires dijo...

¡Hola Isora!
Bienvenida y gracias por venir, y por tus palabras, si... a veces andamos perdidos hasta que de algún modo encontramos nuestros hilo conductor, me alegro que hayas dejado aqui tu hilito porque este me sirve para seguirlo y llegar hasta ti.
Un beso muy grande.