martes, 4 de diciembre de 2007

EL DESCUBRIMIENTO (I)



Las Hadas andaban revolucionadas, las cosas no marchaban del todo bien en los últimos tiempos. Desde su gran ventana abierta al mundo, contemplaban con tristeza a la gente.

Corrían de un lado a otro, apenas había tiempo para nada… ¿dónde están los abrazos? ¿Dónde está la dulzura? ¿Y las sonrisas? ¿Y la ilusión?...No en todos los lugares era así, y no siempre había motivos para poder disfrutar y ser feliz, pero…, se podía mejorar

Habían pueblos en los que se habían olvidado de lo que era “tener buen carácter”...por las circunstancias de la vida unos, por su forma de ser otros, ¡tenían que hacer algo!

Buscaron en los arcones antiguos donde guardaban los libros de más valor, y buscando y rebuscando, encontraron uno, un libro más que valioso, sabio y repleto de grandes conocimientos, olía a canela, a especias, a pétalos de rosa, y al mismo tiempo tenia el cosquilleo de la pimienta, estaba lleno de apuntes, de fórmulas, dibujos, ¡claro! ¡Cómo no habían caído en la cuenta! …era el gran libro de recetas de la Hada Colombina, era recetario y diario al tiempo, allí estaba todo escrito, la misma situación de este momento, pero muchos, muchos años atrás, venían conclusiones, pruebas, experimentos y lo más importante ¡soluciones! Una receta para cada ocasión, recetas de diversos países, recetas para el amor, para la tristeza, para los conflictos…la historia se repetía, se acercaba Navidad, y no porque fuera esa época, todo el año debería ser igual, la ilusión, la comprensión, la felicidad todo debería existir siempre…pero justamente el ciclo empezaba en la misma fecha.

Pusieron manos a la obra, ¿Cuál sería la primera receta? …y ahí estaba, como por arte de magia, hay que poblar la tierra de dulces, pero de unos dulces especiales, hay que empezar… ¡aquí! ¡aquí lo pone! …ENANITOS DE BRIOCHES…en un vuelo rasante de Hadas, habrá que tratar de llegar a todos los lugares posibles, al tomar tierra cobraran vida para poder entrar en los hogares, una vez en la casa, volverán a ser dulces para el postre, y cuando los prueben de nuevo los valores perdidos serán recobrados.

Se fueron directas a la cocina, y una vez allí, cada una de ellas cumplió su misión , una encendió el horno, varias buscaron los ingredientes, los utensilios, pero todas aportaron algo indispensable para que todo saliera bien, pusieron mimo, añadieron ternura y lo hicieron todo con mucho amor , y así de esta manera emprendieron la primera tarea de esta misión.



RECETA: ENANITOS DE BRIOCHES.



RECETA: ENANITOS DE BRIOCHES.
Ingredientes:
500 g De harina, 30g de levadura prensada, 3 cucharadas de leche templada, 1cucharada de azúcar, 200 g de mantequilla, 4 huevos, ½ cucharadita de sal, 1 yema de huevo.
200 g de masa de mazapán cruda, 110g de azúcar en polvo, 1 cucharada de cacao en polvo, un poco de colorante rojo, 1 cucharada de clara de huevo, ½ taza de azúcar en polvo, pasas de Corinto.
Para los moldes: mantequilla.

Untar 8 moldes de tartaleta con mantequilla. Preparar con los ingredientes desde la harina hasta la sal una masa fermentada (la masa fermentada es un producto típico de la cocina del pasado, en la actualidad, sin embargo, suele compararse en panaderías o pastelerías) no obstante otro día os facilitaremos las forma de hacer la masa como antiguamente…pero hay que poner a los enanitos en marcha lo antes posible…sigamos…
Dividir la masa en 30 trozos del mismo tamaño.
Cortar ¼ parte de cada trozo y hacer una bola grande y otro pequeña. Colocar las bolas grandes en los moldes, hacer un hoyo en el centro, untarlo con yema batida y colocar encima la bola pequeña. Pintar los enanitos con yema y dejar fermentar 10 minutos. Calentar el horno a 220º y cocer los enanitos en la parte baja 15-20 minutos.
Amasar la pasta de mazapán con el azúcar en polvo tamizada y mezclar la mitad con el cacao en polvo.
Extender esta masa y formar los gorros con la masa oscura y las barbas con la clara. Colorear un poco de mazapán rojo (colorante alimenticio). Preparar un baño de azúcar para aplicar con boquilla con la clara de huevo y azúcar en polvo. Hacer las caras con baño de azúcar, mazapán y pasas de Corinto y pegar los gorros con el baño de azúcar.

7 comentarios:

Maria Jesús dijo...

Sólo quería decirte que siempre me he sentido conectada a las hadas. En mis entradas antiguas encontrarás un artículo que escribí sobre ellas. Tu blog es precioso. Quería felicitarte por ello. Está lleno de magia y de buenos sentimientos. Me alegro de que me encontrases. Volveré a visitarte. Será un placer

Campanita de BarZaires dijo...

Que sorpresa Maria Jesús, me alegro de haberte encontrado, ya voy a mirar tus entradas antiguas para leerlo, gracias por venir a verme aqui tienes tu casita.
Un beso.

Franziska dijo...

Es complicada la receta pero voy a intentar hacerla. Creo que le va a encantar a mi nieto. Sólo por verle la cara de asombro y felicidad soy capaz de todo.

Un tierno abrazo.

Campanita de BarZaires dijo...

Seguro Franziska que te sale fenomenal, y sino le pones tu toque particular, y cambias alguna cosita, estoy muy contenta de tenerte cerquita.
Un beso muy grande.

Maria Jesús dijo...

Resulta siempre agradable recibir tu cálida visita en mi espacio. No he podido resistir la tentación de escaparme con tus hadas y tus enanitos a ese mundo de fantasía que da rienda suelta a mi imaginación y que me alegra el corazón, porque así conviertes tú, Campanita, el corazón de las personas: alegre.

Campanita de BarZaires dijo...

Mi querida Maria Jesús, que gusta da encontrarte siempre, me pasé a tu blog para verte más de cerquita y dejarte un bes muy grande.

RosaMaría dijo...

He llegado hasta aquí en esta mágica noche junto a las Hadas y tus palabras. Gracias por tan lindo blog. Besos.